adrenalina (pablo)

últimos días, último ensayo, últimos esfuerzos… muchas trasnoches de trabajo, de elaborar los objetos, escribir, leer, pensar… se acercan las presentaciones, y traen una enorme emoción y adrenalina de cara al estreno, a encontrarnos con el público, con muchas ganas de poner a prueba otra vez las cosas, de sorprender y sorprendernos. veremos por primera vez en la función qué fricciones, qué chispas, qué universos pueden emerger del cruce y el encuentro de los cuerpos, los objetos, los sonidos. hoy hicimos el montaje técnico en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, puesta de luces, pruebas de sonido. sigue habiendo miles de cosas para seguir probando y discutiendo, y al mismo tiempo, en cada charla, en cada ensayo, aparece un universo rico y sólido que me da mucha confianza y mucha alegría…

falta muy poco. nos vemos el fin de semana

video still 2.jpg

“La reconstrucción de los Centros Clandestinos de Detención se logró sobre la base de cientos de testimonios aportados por liberados que estuvieron durante un tiempo más o menos prolongado en la condición de detenidos-desaparecidos.

La asombrosa similitud entre los planos que bosquejaron los denunciantes en sus legajos y los que resultaron en definitiva del posterior relevamiento del lugar a cargo de los arquitectos y equipos técnicos que intervinieron en las inspecciones y reconocimientos efectuados por la Comisión, se explica por el necesario proceso de agudización de los otros sentidos y por todo un sistema de ritmos que la memoria almacenó minuciosamente, a partir de su “aferramiento” a la realidad y a la vida. En esos “ritmos” eran esenciales los cambios de guardias, los pasos de aviones o de trenes, las horas habituales de tortura.

En cuanto al espacio, fue determinante la memoria “corporal”: cuántos escalones debían subirse o bajarse para ir a la sala de tortura; a los cuántos pasos se debía doblar para ir al baño; qué traqueteo giro o velocidad producía el vehículo en el cual los transportaban al entrar o salir del C.C.D., etc.

(…)

En muchos de los reconocimientos realizados por la CONADEP en los C.C.D., los testigos se colocaron un pañuelo o una venda, o simplemente cerraron fuertemente los ojos para revivir ese tiempo de terror y efectuar correctamente los recorridos del dolor.”

(‘Nunca más’ – Informe de la CONADEP, 1984)

Julian Reynoso 32

imagen / imágenes (PABLO)

uno de mis planes, fantasías y deseos originales era buscar la manera de integrar a Sofi Grenada, una vieja amiga, bailarina y artista, al proceso de creación de la obra – hace años que sostenemos un diálogo esporádico pero muy cálido sobre nuestros intereses y proyectos, y siempre rondaba la idea de hacer algo juntos. a medida que empezamos a desarrollar “Con un mismo corazón”, aparecieron dos ideas: proponerle que participe como performer, realizando una acción en escena (distinta del trabajo coreográfico de las bailarinas) y que creara la ‘imagen de obra’ que eventualmente utilizaríamos para la difusión. la acción, lo performático, sigue en pie, y la semana próxima Sofi va a estar realizando ‘en vivo’ algo de su trabajo de visuales, calado de papeles, como una acción performática que acompaña a los otros cuerpos.

por otro lado, la idea de producir una imagen fue definiendo su propio recorrido, por cuestiones de logística, de tiempos, de comunicación, un recorrido distinto del que yo imaginaba… tarde con los tiempos para imprimir una postal, empezamos a hacer la difusión con imágenes de ensayos, con las (maravillosas) fotos que Julián Reynoso tomó de un ensayo abierto en agosto, y al final también con algunas de las texturas y materiales que Sofía estuvo creando a lo largo de estos meses. lo que al principio me pareció un contratiempo, empieza a parecerme ahora un proceso muy orgánico de creación de identidad: la ‘imagen de obra’ terminó siendo algo inesperado, diferente de lo que suelo planificar, complejo, extraño y hermoso a la vez. la imagen de obra es al final una multiplicidad de imágenes, un universo amplio, como el universo de imágenes del que hablamos en muchos ensayos… esa proliferación de imágenes que me tomó un poco por sorpresa (nunca antes había difundido una coreografía propia usando fotos de la misma obra, siempre preferí elementos gráficos, fotos de objetos y otros elementos poéticos) me parece ahora absolutamente pertinente. y estoy disfrutando mucho la sorpresa, y el trabajo de comunicar y difundir la obra, de publicar cosas en fb o en el blog – algo que por momentos lamento no haber comenzado a hacer antes, pero que también es parte de este último tramo del proceso, y que resultó mucho más placentero de lo que esperaba…

procesos y preconceptos

después de varias semanas, hoy fue el primer ensayo que no hicimos una pasada entera de la coreografía. no siempre es fácil pero es interesante animarse a cambiar los planes y repensar las estructuras del trabajo. es el ejercicio de escuchar realmente cuáles son las necesidades del proceso en este momento. a pocos días del estreno, hay cosas que están, y cosas que necesitan ser refrescadas. tenemos meses de práctica. tenemos un piso común de herramientas físicas y conceptuales. podemos confiar en que el trabajo, el conocimiento, la historia compartida, están. tal vez nos aburre un poco el estudio, lo conocemos demasiado bien. tal vez los cuerpos ya no necesitan más práctica para medir los tiempos. vale la pena relajar un poco la planificación (sólo un poco :) y permitirnos nuevos focos: afinar los textos del final, o los aspectos técnicos de las manipulaciones. buscar lo lúdico. improvisar una nueva estructura con los mismos elementos.

como en las manipulaciones, se trata, a fin de cuentas, de soltar.

ensayo.jpg

espacios públicos

hoy ensayamos en Parque Patricios, posiblemente nuestro último ensayo en un espacio público de este período. a lo largo del año fuimos construyendo una práctica de ensayar, de tanto en tanto, en algún espacio de la calle, una plaza o parque, un paseo… la idea fue salirnos del comfort del estudio, confrontarnos con un público inesperado e inesperante y encontrarnos con nuevos estímulos sonoros, espaciales, visuales. encontrarnos con nuevos significados.

es una práctica difícil – en la calle no es fácil generar la misma atención al detalle, el mismo cuidado, o la misma percepción sutil de los tiempos. a veces da un poco de miedo. a veces nos encontramos con gente no tan amigable, a veces con gente curiosa. a veces con una policía que piensa que estamos tan borrachas que no nos podemos levantar.

pero sin dudas la práctica en espacios públicos (aún cuando no es específicamente lo la obra tematiza) ha sido una experiencia muy rica y un gran entrenamiento – ha alimentado nuestra práctica de la concentración y el estado de presencia que nos interesa, tan actual como se pueda, siempre aquí y ahora, lidiando con la especificidad de cada momento, sin desconectarnos de la situación en la que estamos – practicando cada vez, como dice Deborah Hay, no sólo la coreografía, sino la performance de la coreografía…

espaciopublico

memoriar

Abordar la memoria no sólo como una colección de información, sino como una (re)activación de los afectos. La memoria, o mejor, el ejercicio de la memoria, sería (re)experimentar cómo nos afecta. No sólo nombrar las cosas, sino sentirlas. Pensar el torso, el abdomen, como cavidades de resonancia a través de las cuales las imágenes y la imaginación se mueven entre el cuerpo y el espacio.

confluencia

hay una aparente contradicción entre priorizar lo procesual del proyecto, pensar que la obra es también el equipo y todas las interacciones generadas alrededor del proceso creativo, y apuntar cada vez más hacia la conclusión, al cierre de la obra como producto, casi como objeto. pero esa contradicción no es tal si se tiene en cuenta que la obra será siempre nueva, siempre distinta, cada vez que se presente, cuando después de unas (merecidas) vacaciones nos encontremos con un espacio y un público nuevos. está en la composición de la obra, en las decisiones coreográficas, en la instalación de los objetos que sin duda deberán cambiar en otro espacio. y al mismo tiempo, hay algo sano y necesario en esto de apuntar a un momento de cierre, a eso de llamar “estreno” a la función del 12 de diciembre.

hemos entrado en una etapa de redondeo de la obra, y al mismo tiempo se abren preguntas nuevas en cada ensayo y en cada encuentro. lo coreográfico sigue creciendo, sigue incompleto, y no deja de ser cada vez más rico también. la instalación visual-espacial-objetual todavía está más en el plano proyectual que en el de la realización, pero estamos avanzando. el cuadro está cada vez más completo.

Nota sobre el trabajo que venimos desarrollando (Federico)

Nota sobre el trabajo que venimos desarrollando en cuanto a como suena “Con un mismo corazón”. El que vino a las presentaciones de “Con un mismo corazón” de Agosto esuchó un material sonoro completamente diferente al que vamos a instalar el próximo 17 de octubre en el Teatro Argentino de La Plata.

Algo que quiero compartir (y voy a ser muy muy breve) con ustedes como complemento de las palabras de Pablo Fontdevila:

Desde el primer encuentro decidimos trabajar el sonido como algo que estuviese desarrollándose paralelamente al trabajo coreográfico (por llamarlo de algún modo). A su vez el área sonora en si misma estaba en transformación ensayo a ensayo, presentación a presentación. No solo por la naturaleza de la ejecución, de mi parte, sino también de la interactividad con las bailarinas, publico.
Transformamos un dispositivo para que interactuara con el movimiento y realizara cambios sobre las fuentes de sonido.

En principio decidimos que texturas utilizar, como contrastarlas y enfatizarlas, por otra parte, en cuanto a la estructura no sentar bases fijas era algo que se sentía mas acorde al trabajo. Podían aparecer ciertas elecciones premeditas en las actuaciones pero siempre vestidas en un velo de aleatoriedad (por así decirlo) de humanidad.

Decidimos encarar el trabajo de otro modo pero eso no significo descartar lo que veníamos haciendo, si no ir todavía mas en la dirección en la que íbamos.
Al igual que Pablo estoy muy emocionado con lo trabajado. La presentación del 17 de octubre es una excelente oportunidad de ver la obra en crecimiento, tanto para el que la vio como para el que no lo hizo.
El corazón sigue siendo el mismo.

re-instalando los sonidos (pablo)

el otro aspecto que estuvimos trabajando bastante intensivamente en las últimas semanas fue el sonido. Después de las presentaciones de agosto decidimos encarar el trabajo del sonido de otro modo. Para intensificar la idea de instalación y de que el sonido tenga una lógica y desarrollo autónomos, independientes de la coreografía, realizamos encuentros en paralelo. En lugar de trabajar el audio dentro de los ensayos, Federico y yo empezamos a reunirnos por fuera de los ensayos para reconceptualizar el sonido y desarrollar aspectos que tienen que ver con la espacialización, con utilizar múltiples fuentes de sonido, con repensar el material sonoro y sus relaciones a lo largo del tiempo. Trabajamos un poco sobre el papel, un poco desde los cables, un poco en la computadora, hablando, leyendo, escuchando. Federico ha ido avanzando con nuevos materiales sonoros que, creo, son mucho más potentes y ricos. Que se acercan más a la cualidad asociativa que tiene el trabajo coreográfico. Estamos trabajando un poco más en base a sonidos concretos y grabaciones, pero al mismo tiempo con atención hacia la riqueza textural que pueden tener, a un modo más sutil de creación de atmósferas y a una sugerencia (también sutil) de imágenes.
Por otro lado, estamos enfatizando más la objetualidad de los elementos del sonido: parlantes, cableado, circuitos. estamos explorando posibilidades, muy simples pero interesantes, de armar nuestros propios pequeños amplificadores, de exponer los circuitos a través de los cuales se escucharán los sonidos, de instalar en el espacio elementos que generan una lógica propia, que también requieren un cierto recorrido, y que hasta podrían algún día instalarse en forma independiente de la coreografía.
Es también un enorme trabajo, y falta mucho por realizar y por profundizar, pero esta nueva manera de encarar el sonido es muy prometedora y emocionante. Nuestras primeras pruebas me gustaron mucho, y creo que la presentación en La Plata será una gran oportunidad para poner a prueba este nuevo concepto.

la metáfora, la representación (pablo)

en estos días estamos trabajando más específicamente que antes las referencias documentales sobre los desaparecidos de la dictadura. estamos leyendo más, estamos mirando muchas fotografías de la época. estamos alimentando el proceso con referencias más específicas y concretas, y hasta con procedimientos más literales, como imitar la postura de un cuerpo en una fotografía. si bien estos procedimientos son en algún sentido más cercanos a la imagen documental, al mismo tiempo no producen (ni buscan hacerlo) imágenes reconocibles. la idea no es reproducir (representar) imágenes históricas que el espectador pueda leer y reconocer. en todo caso, lo que estamos poniendo en escena es el difícil proceso de intentar conectar con esa historia a través de su documentación. hacer una reconstrucción. pero es una reconstrucción arbitraria. nuestros objetivos no son documentales, no tienen fines jurídicos, ni estrictamente educativos. (es difícil saber si vale la pena explicitar objetivos – resensibilizarnos, resensibilizar a otros? recordar? hacer un ejercicio público de la memoria? declamar, reclamar, la relevancia de la historia de los desaparecidos…). pero empieza a aparecer en forma legítima e interesante la representación. ¿qué puede representar esta obra? la dificultad, los huecos,  las ausencias, la necesidad y el desasosiego, todo lo que nos falta y lo que nos hace falta hablar de esta historia. representar lo lacunario, lo incompleto, lo imperfecto, la procesualidad de la reconstrucción. y que mientras tanto, entonces, los cuerpos evoquen, la obra evoque, que el espacio compartido sirva para que artistas y espectadores se encuentren, tal vez, con los fantasmas, que puedan percibirlos en el rabillo del ojo, por un instante, en la habitación. que puedan conmoverse, otra vez, compartir la conmoción, que puedan recordar juntos. hacer memoria. ¿se podrá pensar la obra, cada instancia de la obra, cada encuentro, como un memorial?