técnica

manipulaciones: aspectos técnicos, aspectos emergentes

mapa tecnico manipulaciones

Anuncios

la metáfora, la representación (pablo)

en estos días estamos trabajando más específicamente que antes las referencias documentales sobre los desaparecidos de la dictadura. estamos leyendo más, estamos mirando muchas fotografías de la época. estamos alimentando el proceso con referencias más específicas y concretas, y hasta con procedimientos más literales, como imitar la postura de un cuerpo en una fotografía. si bien estos procedimientos son en algún sentido más cercanos a la imagen documental, al mismo tiempo no producen (ni buscan hacerlo) imágenes reconocibles. la idea no es reproducir (representar) imágenes históricas que el espectador pueda leer y reconocer. en todo caso, lo que estamos poniendo en escena es el difícil proceso de intentar conectar con esa historia a través de su documentación. hacer una reconstrucción. pero es una reconstrucción arbitraria. nuestros objetivos no son documentales, no tienen fines jurídicos, ni estrictamente educativos. (es difícil saber si vale la pena explicitar objetivos – resensibilizarnos, resensibilizar a otros? recordar? hacer un ejercicio público de la memoria? declamar, reclamar, la relevancia de la historia de los desaparecidos…). pero empieza a aparecer en forma legítima e interesante la representación. ¿qué puede representar esta obra? la dificultad, los huecos,  las ausencias, la necesidad y el desasosiego, todo lo que nos falta y lo que nos hace falta hablar de esta historia. representar lo lacunario, lo incompleto, lo imperfecto, la procesualidad de la reconstrucción. y que mientras tanto, entonces, los cuerpos evoquen, la obra evoque, que el espacio compartido sirva para que artistas y espectadores se encuentren, tal vez, con los fantasmas, que puedan percibirlos en el rabillo del ojo, por un instante, en la habitación. que puedan conmoverse, otra vez, compartir la conmoción, que puedan recordar juntos. hacer memoria. ¿se podrá pensar la obra, cada instancia de la obra, cada encuentro, como un memorial?

recalculando: solos (pablo)

las últimas 4 semanas, es decir, los ensayos posteriores a las presentaciones (trabajo en proceso) que hicimos en agosto, estuvieron dedicadas casi exclusivamente a trabajar en los solos.
tanto nuestra propia experiencia como conversaciones con espectadores, indican que hay cierta necesidad en la obra de que los cuerpos eventualmente se separen, de que trabajen solos, de ofrecer una especie de respiro a tanto manoseo, interacción y manipulación. al mismo tiempo, los momentos de “solos” que incluimos hasta ahora evidentemente no terminaban de cuajar y ofrecer una propuesta clara en relación al resto de la coreografía. falta desarrollar más claramente ese material.
en estas semanas nos dedicamos entonces a explorar intensiva y extensivamente el moverse solas. buscamos reabrir posibilidades, investigando distintas maneras de trabajar con la resonancia de las manipulaciones pero también con otras resonancias, las de la historia de los desaparecidos. buscamos que los cuerpos solos también puedan generar la emergencia de imágenes múltiples. utilizamos la metáfora de mediar y traer a este espacio (convertirnos en mediums) las imágenes de otros cuerpos, que no están, que podrían haber estado, que fueron, que podrían haber sido. hablamos de invocar, de evocar, de convocar.
investigamos cómo poner en escena esa relación compleja entre un cuerpo que actúa y una mente que bucea en forma constante en el universo de asociaciones  y referencias. poner en escena un proceso de trabajo de rememoración y de imaginación. lo que intentamos es poner en escena no sólo las imágenes (las imaginaciones/las memorias) sino también los procesos con que esas imágenes y memorias son buscadas y encontradas, y los intentos (imperfectos) de los cuerpos de encontrar una manera de relacionarse con esas imágenes.
un proceso lacunario, incompleto, lleno de baches y faltantes. un proceso arbirtrario.

de momento vamos descubriendo que lo que mejor funciona son cuerpos relativamente suaves y abiertos, que puedan ser atravesados por las imágenes aunque esto les de una calidad borrosa, fugaz. aparece una textura de movimiento contínua y de algún modo inasible, aunque haya destellos de reconocimiento, imágenes específicas a veces y vagas otras tantas. como si para convertirse en intermediarios, para permitir la evocación de otros cuerpos, estos debieran resignar algo, asumirse incompletos, imperfectos, humanos. y mostrar esa incompletud, esa imperfección en su proceso de reconstrucción, de intentar traer a este espacio algo que no está.

si bien todavía parece faltar mucho, fueron unas semanas muy productivas. en los solos empieza a aparecer una cualidad más específica, que parece tener sentido. la cualidad que aparece cambia también la relación entre los cuerpos: los solos empiezan a parecer menos aislados, y más una nueva situación grupal/espacial. en la etapa anterior, los solos llevaban la atención hacia una especificidad de movimiento de cada bailarina. ahora hay un vocabulario un poco más en común, y el cambio, al pasar de las manipulaciones a moverse solas, produce una mayor transformación del espacio.

presentaciones – trabajo en proceso (pablo)

en agosto realizamos dos presentaciones públicas, que planteamos como presentaciones de trabajo en proceso. las condiciones de presentación eran limitadas en algunos sentidos, pero al mismo tiempo las dos posibilidades que se abrieron fueron muy oportunas. estábamos llegando a un punto en el que se volvía muy importante poder mostrar el trabajo, poner a prueba las ideas, y recibir devoluciones y comentarios sobre la propuesta. realizar las presentaciones tuvo un efecto motivador importante, y también generó mayor foco alrededor de cómo estructurar y cómo comunicar la obra.
por otra parte, la enorme diferencia entre los dos espacios y contextos en los que nos presentamos (centro cultural haroldo conti, un sábado al mediodía, y cultural el sábato, un jueves a la noche en simultáneo con otras dos obras) fue muy enriquecedora.  no sólo nos aportó experiencias diferentes, sino también parámetros de comparación con respecto al uso del espacio y del tiempo, al sonido, a la contextualización del trabajo…
también tuvimos la suerte de que, si bien el montaje fue mínimo, el área técnica del centro cultural haroldo conti pudo rebatir las tribunas y habilitar la sala en la disposición que nosotros imaginamos para las funciones. con lo cual fue posible poner a prueba un aspecto esencial que temíamos que permaneciera incierto hasta el final.
con respecto a esa disposición, utilizamos el espacio muy abierto, sin tribunas, sin cortinas, sin tapete de danza. las dimensiones y la hermosa arquitectura del conti funcionaron muy bien. y aprendimos que, si bien la iniciativa de recorrer el espacio y decidir dónde ubicarse sigue siendo un desafío para los espectadores, en algún punto también se trata de algo tan simple como darles tiempo. pasado el primer tercio de la presentación los espectadores parecían bastante cómodos con desplazarse y tomar posiciones en el espacio.
la oportunidad también sirvió para una primera prueba con el sonido/la música. federico rodas tiscornia se sumó al equipo poco antes de las presentaciones, y empezamos a indagar en cómo podíamos enriquecer el trabajo desde el sonido. uno de los aspectos más importantes de las presentaciones (en el sábato resultó un poco más difícil hacer un análisis más específico, ya que al permanecer las puertas abiertas convivimos también con los sonidos de otros dos espectáculos) fue entender mejor los momentos en que el sonido homogeneiza la percepción del trabajo de manipulaciones que realizan los diversos dúos, y los momentos en que la enriquece. también cómo puede relacionarse con la idea de que los espectadores realicen un recorrido por el espacio.
en diálogo con varias personas después de las presentaciones recibimos algunos comentarios más puntuales sobre la iluminación, sobre la dificultad que representa para algunos espectadores la falta de referencias sobre cómo comportarse (recorrido o perspectiva predeterminada, como lo indicaría por ejemplo el punto de vista fijo de una tribuna), y observaciones sobre los solos o la manera de decir los textos.
pero también nos encontramos con una gran valoración de la consistencia y profundida del trabajo físico y con apreciaciones muy positivas sobre la “técnica” de las bailarinas. también nos sorprendió, gratamente, que a pesar de proponer a los visitantes la posibilidad de recorrer la sala, entrar y salir, y determinar cuánto quieren permanecer observando el trabajo, la gran mayoría del público optó por quedarse durante toda la presentación, como en una propuesta teatral. esto nos hizo sentir confirmados en la riqueza de una propuesta que a primera vista parece muy simple y repetttiva. y también nos encontramos con con muchísimas y muy ricas asociaciones, un universo de imágenes amplio como nos gustaría ofrecer, sin que esto signifique que se pierde su especificidad. al mismo tiempo, quedó claro cuan relevante es el contexto que aporta el espacio, y cómo el sentido de la obra se completa realmente en ese lugar. estamos muy contentos por eso y otra vez ansiosos por el estreno de la obra que en diciembre nos llevará de nuevo a ese espacio tan relevante.

coreografía (pablo)

el modo en que estamos trabajando la coreografía podría pensarse como programar algoritmos: no buscamos definir exactamente qué debería verse como resultado final, sino que investigamos cómo cambian los resultados a partir de la parametrización del proceso de trabajo que realiza cada bailarina (y sus interacciones), cada vez.
es una metáfora menos poética, tal vez, que la postulada por una de las bailarinas: el orgasmo. uno no repite exactamente el mismo protocolo cada vez, pero con un poco de ensayo y aprendizaje se pueden adquirir las habilidades para garantizar que siempre (o casi siempre) llegue; uno conoce la sensación a la que quiere llegar, aunque no la pueda definir exactamente, aunque no llegue siempre de la misma manera ni con la misma intensidad.