filosofía

la metáfora, la representación (pablo)

en estos días estamos trabajando más específicamente que antes las referencias documentales sobre los desaparecidos de la dictadura. estamos leyendo más, estamos mirando muchas fotografías de la época. estamos alimentando el proceso con referencias más específicas y concretas, y hasta con procedimientos más literales, como imitar la postura de un cuerpo en una fotografía. si bien estos procedimientos son en algún sentido más cercanos a la imagen documental, al mismo tiempo no producen (ni buscan hacerlo) imágenes reconocibles. la idea no es reproducir (representar) imágenes históricas que el espectador pueda leer y reconocer. en todo caso, lo que estamos poniendo en escena es el difícil proceso de intentar conectar con esa historia a través de su documentación. hacer una reconstrucción. pero es una reconstrucción arbitraria. nuestros objetivos no son documentales, no tienen fines jurídicos, ni estrictamente educativos. (es difícil saber si vale la pena explicitar objetivos – resensibilizarnos, resensibilizar a otros? recordar? hacer un ejercicio público de la memoria? declamar, reclamar, la relevancia de la historia de los desaparecidos…). pero empieza a aparecer en forma legítima e interesante la representación. ¿qué puede representar esta obra? la dificultad, los huecos,  las ausencias, la necesidad y el desasosiego, todo lo que nos falta y lo que nos hace falta hablar de esta historia. representar lo lacunario, lo incompleto, lo imperfecto, la procesualidad de la reconstrucción. y que mientras tanto, entonces, los cuerpos evoquen, la obra evoque, que el espacio compartido sirva para que artistas y espectadores se encuentren, tal vez, con los fantasmas, que puedan percibirlos en el rabillo del ojo, por un instante, en la habitación. que puedan conmoverse, otra vez, compartir la conmoción, que puedan recordar juntos. hacer memoria. ¿se podrá pensar la obra, cada instancia de la obra, cada encuentro, como un memorial?

Anuncios

significado(s)

” ‘Una cosa tiene tantos significados como hay fuerzas capaces de agarrarla’. La presencia del signo no es una identidad sino un envolvimiento de una diferencia, de una multiplicidad de acciones, materiales y niveles. En un sentido más amplio, el significado incluye hasta los caminos no tomados. También todas las fuerzas que podrían haber agarrado a la cosa, pero no lo hicieron. Es una infinidad de procesos.

(…) Esto nos da una segunda aproximación a lo que es el significado: más un encuentro entre fuerzas que, simplemente, las fuerzas detrás de los signos. Fuerza contra fuerza, acción sobre acción, el desenvolvimiento de un envolvimiento: significado es el encuentro de líneas de fuerza, cada una de las cuales es, de hecho, un complejo de otras fuerzas. Los procesos que toman lugar actualmente o potencialmente en todos los lados podrían ser analizados indefinidamente en cualquier dirección. No hay fin, ni unidad en el sentido de una totalidad que cierre todo con un nudo lógico. No hay unidad, sino una región de claridad: la herramienta se encuentra con la madera. El significado de un evento puede ser analizado rigurosamente, pero nunca exhaustivamente, porque es el efecto de un proceso de selección infinitamente largo que determina que estas dos cosas, de todas las cosas posibles, se encuentren de esta manera en este lugar y tiempo, en este mundo de todos los mundos posibles.” – de Brian Massumi, A user’s guide to capitalism and schizophrenia (cap. 1, Meaning is force)