performance

imagen / imágenes (PABLO)

uno de mis planes, fantasías y deseos originales era buscar la manera de integrar a Sofi Grenada, una vieja amiga, bailarina y artista, al proceso de creación de la obra – hace años que sostenemos un diálogo esporádico pero muy cálido sobre nuestros intereses y proyectos, y siempre rondaba la idea de hacer algo juntos. a medida que empezamos a desarrollar “Con un mismo corazón”, aparecieron dos ideas: proponerle que participe como performer, realizando una acción en escena (distinta del trabajo coreográfico de las bailarinas) y que creara la ‘imagen de obra’ que eventualmente utilizaríamos para la difusión. la acción, lo performático, sigue en pie, y la semana próxima Sofi va a estar realizando ‘en vivo’ algo de su trabajo de visuales, calado de papeles, como una acción performática que acompaña a los otros cuerpos.

por otro lado, la idea de producir una imagen fue definiendo su propio recorrido, por cuestiones de logística, de tiempos, de comunicación, un recorrido distinto del que yo imaginaba… tarde con los tiempos para imprimir una postal, empezamos a hacer la difusión con imágenes de ensayos, con las (maravillosas) fotos que Julián Reynoso tomó de un ensayo abierto en agosto, y al final también con algunas de las texturas y materiales que Sofía estuvo creando a lo largo de estos meses. lo que al principio me pareció un contratiempo, empieza a parecerme ahora un proceso muy orgánico de creación de identidad: la ‘imagen de obra’ terminó siendo algo inesperado, diferente de lo que suelo planificar, complejo, extraño y hermoso a la vez. la imagen de obra es al final una multiplicidad de imágenes, un universo amplio, como el universo de imágenes del que hablamos en muchos ensayos… esa proliferación de imágenes que me tomó un poco por sorpresa (nunca antes había difundido una coreografía propia usando fotos de la misma obra, siempre preferí elementos gráficos, fotos de objetos y otros elementos poéticos) me parece ahora absolutamente pertinente. y estoy disfrutando mucho la sorpresa, y el trabajo de comunicar y difundir la obra, de publicar cosas en fb o en el blog – algo que por momentos lamento no haber comenzado a hacer antes, pero que también es parte de este último tramo del proceso, y que resultó mucho más placentero de lo que esperaba…

Anuncios

espacios públicos

hoy ensayamos en Parque Patricios, posiblemente nuestro último ensayo en un espacio público de este período. a lo largo del año fuimos construyendo una práctica de ensayar, de tanto en tanto, en algún espacio de la calle, una plaza o parque, un paseo… la idea fue salirnos del comfort del estudio, confrontarnos con un público inesperado e inesperante y encontrarnos con nuevos estímulos sonoros, espaciales, visuales. encontrarnos con nuevos significados.

es una práctica difícil – en la calle no es fácil generar la misma atención al detalle, el mismo cuidado, o la misma percepción sutil de los tiempos. a veces da un poco de miedo. a veces nos encontramos con gente no tan amigable, a veces con gente curiosa. a veces con una policía que piensa que estamos tan borrachas que no nos podemos levantar.

pero sin dudas la práctica en espacios públicos (aún cuando no es específicamente lo la obra tematiza) ha sido una experiencia muy rica y un gran entrenamiento – ha alimentado nuestra práctica de la concentración y el estado de presencia que nos interesa, tan actual como se pueda, siempre aquí y ahora, lidiando con la especificidad de cada momento, sin desconectarnos de la situación en la que estamos – practicando cada vez, como dice Deborah Hay, no sólo la coreografía, sino la performance de la coreografía…

espaciopublico

areas de trabajo (pablo)

pasadas las presentaciones de agosto me pareció que había mucho tiempo por delante, y me pareció difícil pensar cómo continuar ensayando sin que se volviera una repetición automática de lo mismo. ahora, pasado un mes, y acercándose la fecha de una nueva presentación (17 de octubre en el festival la plata danza x la identidad) empiezo a pensar que no era tanto tiempo, y que falta mucho por trabajar…
dentro de la coreografía y la estructura que ya planteamos, hay tres grandes áreas a elaborar: los solos, los textos y el sonido. de los primeros ya hablé en otro post. junto a federico rodas ya estamos trabajando intensamente en el sonido, en reconceptualizarlo y producir nuevos materiales. ya escribiré sobre eso en otro post. sobre los textos todavía no tengo muchas novedades, aunque empiezo a sentir la necesidad urgente de dedicarles tiempo en los ensayos.
pero además de estos tres elementos, que tenía muy presentes como puntos débiles en las presentaciones de agosto, queda pendiente la idea de trabajar con otras acciones y elementos alrededor de la coreografía de las seis bailarinas. desde un principio me había planteado que la coreografía de las manipulaciones podía dialogar con otras acciones de carácter más performático y con objetos en el espacio.
inicialmente estas imágenes también se relacionaban con una concepción “monumental” del trabajo, con una idea de gran escala, de muchos cuerpos y muchos espacios involucrados. pero estos aspectos se fueron reduciendo, el grupo de intérpretes se achicó, los espacios múltiples se convirtieron en uno solo, y eso me dificulta imaginar del mismo modo la relación entre lo más coregráfico y las acciones performáticas.
por lo pronto, las acciones que imagino interesantes se han reducido. algunas de las ideas que pensaba incluir empiezan a parecerme demasiado dramáticas, o que podrían colorear demasiado la lectura de los otros cuerpos. pero al mismo tiempo, al imaginar un número menor de acciones, también cambia la calidad de las relaciones entre los distintos elementos: en un universo menor de acciones e imágenes, cada imagen cobra una importancia mayor, y las diferencias entre ellas (duraciones, espacialización, estructura, desarrollo o no desarrollo, etc) se vuelven mucho más significativas.
en todo caso, sigue pareciendo interesante el complejizar el espacio con otras imágenes, pero todavía me resulta difícil imaginar cómo estructurar las relaciones entre estas acciones y la coreografía. también es difícil incluirlas (prácticamente) en los ensayos. pero voy descubriendo que queda menos tiempo del que pensaba, y que habrá que empezar a lidiar con esas preguntas muy pronto.

presentaciones – trabajo en proceso (pablo)

en agosto realizamos dos presentaciones públicas, que planteamos como presentaciones de trabajo en proceso. las condiciones de presentación eran limitadas en algunos sentidos, pero al mismo tiempo las dos posibilidades que se abrieron fueron muy oportunas. estábamos llegando a un punto en el que se volvía muy importante poder mostrar el trabajo, poner a prueba las ideas, y recibir devoluciones y comentarios sobre la propuesta. realizar las presentaciones tuvo un efecto motivador importante, y también generó mayor foco alrededor de cómo estructurar y cómo comunicar la obra.
por otra parte, la enorme diferencia entre los dos espacios y contextos en los que nos presentamos (centro cultural haroldo conti, un sábado al mediodía, y cultural el sábato, un jueves a la noche en simultáneo con otras dos obras) fue muy enriquecedora.  no sólo nos aportó experiencias diferentes, sino también parámetros de comparación con respecto al uso del espacio y del tiempo, al sonido, a la contextualización del trabajo…
también tuvimos la suerte de que, si bien el montaje fue mínimo, el área técnica del centro cultural haroldo conti pudo rebatir las tribunas y habilitar la sala en la disposición que nosotros imaginamos para las funciones. con lo cual fue posible poner a prueba un aspecto esencial que temíamos que permaneciera incierto hasta el final.
con respecto a esa disposición, utilizamos el espacio muy abierto, sin tribunas, sin cortinas, sin tapete de danza. las dimensiones y la hermosa arquitectura del conti funcionaron muy bien. y aprendimos que, si bien la iniciativa de recorrer el espacio y decidir dónde ubicarse sigue siendo un desafío para los espectadores, en algún punto también se trata de algo tan simple como darles tiempo. pasado el primer tercio de la presentación los espectadores parecían bastante cómodos con desplazarse y tomar posiciones en el espacio.
la oportunidad también sirvió para una primera prueba con el sonido/la música. federico rodas tiscornia se sumó al equipo poco antes de las presentaciones, y empezamos a indagar en cómo podíamos enriquecer el trabajo desde el sonido. uno de los aspectos más importantes de las presentaciones (en el sábato resultó un poco más difícil hacer un análisis más específico, ya que al permanecer las puertas abiertas convivimos también con los sonidos de otros dos espectáculos) fue entender mejor los momentos en que el sonido homogeneiza la percepción del trabajo de manipulaciones que realizan los diversos dúos, y los momentos en que la enriquece. también cómo puede relacionarse con la idea de que los espectadores realicen un recorrido por el espacio.
en diálogo con varias personas después de las presentaciones recibimos algunos comentarios más puntuales sobre la iluminación, sobre la dificultad que representa para algunos espectadores la falta de referencias sobre cómo comportarse (recorrido o perspectiva predeterminada, como lo indicaría por ejemplo el punto de vista fijo de una tribuna), y observaciones sobre los solos o la manera de decir los textos.
pero también nos encontramos con una gran valoración de la consistencia y profundida del trabajo físico y con apreciaciones muy positivas sobre la “técnica” de las bailarinas. también nos sorprendió, gratamente, que a pesar de proponer a los visitantes la posibilidad de recorrer la sala, entrar y salir, y determinar cuánto quieren permanecer observando el trabajo, la gran mayoría del público optó por quedarse durante toda la presentación, como en una propuesta teatral. esto nos hizo sentir confirmados en la riqueza de una propuesta que a primera vista parece muy simple y repetttiva. y también nos encontramos con con muchísimas y muy ricas asociaciones, un universo de imágenes amplio como nos gustaría ofrecer, sin que esto signifique que se pierde su especificidad. al mismo tiempo, quedó claro cuan relevante es el contexto que aporta el espacio, y cómo el sentido de la obra se completa realmente en ese lugar. estamos muy contentos por eso y otra vez ansiosos por el estreno de la obra que en diciembre nos llevará de nuevo a ese espacio tan relevante.

coreografía (pablo)

el modo en que estamos trabajando la coreografía podría pensarse como programar algoritmos: no buscamos definir exactamente qué debería verse como resultado final, sino que investigamos cómo cambian los resultados a partir de la parametrización del proceso de trabajo que realiza cada bailarina (y sus interacciones), cada vez.
es una metáfora menos poética, tal vez, que la postulada por una de las bailarinas: el orgasmo. uno no repite exactamente el mismo protocolo cada vez, pero con un poco de ensayo y aprendizaje se pueden adquirir las habilidades para garantizar que siempre (o casi siempre) llegue; uno conoce la sensación a la que quiere llegar, aunque no la pueda definir exactamente, aunque no llegue siempre de la misma manera ni con la misma intensidad.

instalación (pablo)

me interesa utilizar para nuestra dramaturgia la idea de instalación. pensar que los distintos elementos, escenas, imágenes, hasta los mismos cuerpos, como materiales instalados en el espacio. o mejor dicho: en los espacios, ya que uno de los motivos por los cuales me atrae la idea de instalación es porque me permite pensar en organizar la obra en múltiples espacios. me interesa pensar en trabajos (actividades) instalados en los espacios.

es el mismo pensamiento detrás de la idea de integrar elementos tomados de obras anteriores – imágenes y acciones que me interesaría recuperar de trabajos anteriores, para ponerlas aquí en escena (instalarlas en los espacios) en relación al trabajo de manipulaciones que estamos haciendo. son, mayormente, acciones concretas, casi performativas: romper unas sillas, arrastrar o mover tubos fluorescentes, manipular un telón grande y pesado, o una caminata grupal en cámara lenta…

tal vez por esto, por pensar en instalar los materiales, es que me resulta difícil imaginar que sea el mismo grupo de bailarinas las que realicen también otros materiales. de alguna manera, cada combinación de (ciertos) cuerpos con (ciertas) propuestas de movimiento es un material instalado. me imagino la participación, eventualmente, de otr@s performers que puedan realizar estas acciones en paralelo a las manipulaciones.

empiezo a imaginarme, entonces, algo monumental: mucha gente, muchos espacios, muchas imágenes.

y si quisiera explorar más la ambición de lo monumental, ¿haría falta darle más prominencia al trabajo de manipulaciones con las bailarinas del CID? ¿haría falta algo más en la obra para explicitar la diferencia entre un grupo que investigó un material de movimiento durante meses y otros intérpretes que ejecuten acciones como en una performance?

y si quisiera explorar más la idea de la instalación, ¿haría falta encontrarle a los materiales un cierre? ¿cómo pensar las duraciones? ¿necesitan los distintos materiales (per)durar en el tiempo?

si el material (coreográfico) de las manipulaciones es la base y lo esencial en esta obra, ¿cómo hacer para que la aparición de otras imágenes no empiece a parecer, a partir de la 2da o 3ra idea, un truco repetido?

aquí se empiezan a (contra)poner en relación un modo más teatral -una dramaturgia que le presente al público una secuencia de materiales en un mismo lugar- y un modo ‘instalación’ -una dramaturgia que presente muchos materiales, tal vez en simultáneo, y le requiera al público elaborar su propio recorrido/hilo-.