solos

recalculando: solos (pablo)

las últimas 4 semanas, es decir, los ensayos posteriores a las presentaciones (trabajo en proceso) que hicimos en agosto, estuvieron dedicadas casi exclusivamente a trabajar en los solos.
tanto nuestra propia experiencia como conversaciones con espectadores, indican que hay cierta necesidad en la obra de que los cuerpos eventualmente se separen, de que trabajen solos, de ofrecer una especie de respiro a tanto manoseo, interacción y manipulación. al mismo tiempo, los momentos de “solos” que incluimos hasta ahora evidentemente no terminaban de cuajar y ofrecer una propuesta clara en relación al resto de la coreografía. falta desarrollar más claramente ese material.
en estas semanas nos dedicamos entonces a explorar intensiva y extensivamente el moverse solas. buscamos reabrir posibilidades, investigando distintas maneras de trabajar con la resonancia de las manipulaciones pero también con otras resonancias, las de la historia de los desaparecidos. buscamos que los cuerpos solos también puedan generar la emergencia de imágenes múltiples. utilizamos la metáfora de mediar y traer a este espacio (convertirnos en mediums) las imágenes de otros cuerpos, que no están, que podrían haber estado, que fueron, que podrían haber sido. hablamos de invocar, de evocar, de convocar.
investigamos cómo poner en escena esa relación compleja entre un cuerpo que actúa y una mente que bucea en forma constante en el universo de asociaciones  y referencias. poner en escena un proceso de trabajo de rememoración y de imaginación. lo que intentamos es poner en escena no sólo las imágenes (las imaginaciones/las memorias) sino también los procesos con que esas imágenes y memorias son buscadas y encontradas, y los intentos (imperfectos) de los cuerpos de encontrar una manera de relacionarse con esas imágenes.
un proceso lacunario, incompleto, lleno de baches y faltantes. un proceso arbirtrario.

de momento vamos descubriendo que lo que mejor funciona son cuerpos relativamente suaves y abiertos, que puedan ser atravesados por las imágenes aunque esto les de una calidad borrosa, fugaz. aparece una textura de movimiento contínua y de algún modo inasible, aunque haya destellos de reconocimiento, imágenes específicas a veces y vagas otras tantas. como si para convertirse en intermediarios, para permitir la evocación de otros cuerpos, estos debieran resignar algo, asumirse incompletos, imperfectos, humanos. y mostrar esa incompletud, esa imperfección en su proceso de reconstrucción, de intentar traer a este espacio algo que no está.

si bien todavía parece faltar mucho, fueron unas semanas muy productivas. en los solos empieza a aparecer una cualidad más específica, que parece tener sentido. la cualidad que aparece cambia también la relación entre los cuerpos: los solos empiezan a parecer menos aislados, y más una nueva situación grupal/espacial. en la etapa anterior, los solos llevaban la atención hacia una especificidad de movimiento de cada bailarina. ahora hay un vocabulario un poco más en común, y el cambio, al pasar de las manipulaciones a moverse solas, produce una mayor transformación del espacio.

Anuncios