objetos

areas de trabajo (pablo)

pasadas las presentaciones de agosto me pareció que había mucho tiempo por delante, y me pareció difícil pensar cómo continuar ensayando sin que se volviera una repetición automática de lo mismo. ahora, pasado un mes, y acercándose la fecha de una nueva presentación (17 de octubre en el festival la plata danza x la identidad) empiezo a pensar que no era tanto tiempo, y que falta mucho por trabajar…
dentro de la coreografía y la estructura que ya planteamos, hay tres grandes áreas a elaborar: los solos, los textos y el sonido. de los primeros ya hablé en otro post. junto a federico rodas ya estamos trabajando intensamente en el sonido, en reconceptualizarlo y producir nuevos materiales. ya escribiré sobre eso en otro post. sobre los textos todavía no tengo muchas novedades, aunque empiezo a sentir la necesidad urgente de dedicarles tiempo en los ensayos.
pero además de estos tres elementos, que tenía muy presentes como puntos débiles en las presentaciones de agosto, queda pendiente la idea de trabajar con otras acciones y elementos alrededor de la coreografía de las seis bailarinas. desde un principio me había planteado que la coreografía de las manipulaciones podía dialogar con otras acciones de carácter más performático y con objetos en el espacio.
inicialmente estas imágenes también se relacionaban con una concepción “monumental” del trabajo, con una idea de gran escala, de muchos cuerpos y muchos espacios involucrados. pero estos aspectos se fueron reduciendo, el grupo de intérpretes se achicó, los espacios múltiples se convirtieron en uno solo, y eso me dificulta imaginar del mismo modo la relación entre lo más coregráfico y las acciones performáticas.
por lo pronto, las acciones que imagino interesantes se han reducido. algunas de las ideas que pensaba incluir empiezan a parecerme demasiado dramáticas, o que podrían colorear demasiado la lectura de los otros cuerpos. pero al mismo tiempo, al imaginar un número menor de acciones, también cambia la calidad de las relaciones entre los distintos elementos: en un universo menor de acciones e imágenes, cada imagen cobra una importancia mayor, y las diferencias entre ellas (duraciones, espacialización, estructura, desarrollo o no desarrollo, etc) se vuelven mucho más significativas.
en todo caso, sigue pareciendo interesante el complejizar el espacio con otras imágenes, pero todavía me resulta difícil imaginar cómo estructurar las relaciones entre estas acciones y la coreografía. también es difícil incluirlas (prácticamente) en los ensayos. pero voy descubriendo que queda menos tiempo del que pensaba, y que habrá que empezar a lidiar con esas preguntas muy pronto.

Anuncios

dramaturgia (pablo)

siempre me pareció insatisfactorio pensar el trabajo separando la “producción de materiales” (crear movimientos, escenas, imágenes, etc) de la articulación o estructuración de esos materiales – lo identifico con cierta pereza intelectual, y con un proceso de exploración y creación que traicionaría la coherencia interna que una obra requiere.
aún así, me encuentro pensando que la espacialización de esta obra es un elemento fundamental de articulación de las ideas. Y esa espacialización es imposible (o muy difícil) de trabajar en el estudio, o en cualquier lugar que no sea el espacio de las presentaciones. Si bien creo que en el ensayo (especialmente si salimos del estudio para ensayar en otras locaciones) uno puede ir realizando aproximaciones, descubriendo aspectos y características del trabajo, es difícil poner en práctica (ensayar) una dramaturgia de la obra… en fin, es difícil no sentir que esto suena como una excusa, pero creo que la reflexión es necesaria para entender mejor qué aspectos pueden trabajarse en el estudio, y cuales no. tener una noción más clara de qué puede verse en esta instancia, qué se le puede pedir al material.
mientras tanto, por supuesto, es posible continuar “en abstracto”, con el proceso de especulación y de reflexión: pensar los espacios del Centro Cultural Haroldo Conti, por ejemplo, e imaginarse posibles recorridos, qué cosas podrían ocurrir en cada lugar, si nuestro grupo de 7 bailarinas es suficiente para generar muchos puntos focales en distintos espacios o si eso simplemente provocaría una dispersión de las intensidades de la obra. o, por ejemplo, qué estrategias serían necesarias para facilitar la recepción de la coreografía, incluso desde algo tan simple como garantizar la visibilidad de cada momento. si el público puede moverse y posicionarse en relación a las bailarinas, la logística de la visibilidad no es igual con un grupo de 10 espectadores, con uno de 30, con uno de 50 o con uno de 200.
por otra parte, hay ideas que me gusta imaginar simplemente en relación al espacio arquitectónico: me gustaría que las bailarinas trabajasen en los pasillos, salas de visuales, patios, escaleras y pasillos, y dedicar la sala de teatro sólamente a una instalación de objetos y sonido. creo que ese espacio, con su escala, aspecto y contexto, sería muy potente si se dejara vacío. pero esa fantasía implica una restricción para el resto de los materiales que tal vez sea demasiado grande, lo cual la pone en duda.