confluencia

hay una aparente contradicción entre priorizar lo procesual del proyecto, pensar que la obra es también el equipo y todas las interacciones generadas alrededor del proceso creativo, y apuntar cada vez más hacia la conclusión, al cierre de la obra como producto, casi como objeto. pero esa contradicción no es tal si se tiene en cuenta que la obra será siempre nueva, siempre distinta, cada vez que se presente, cuando después de unas (merecidas) vacaciones nos encontremos con un espacio y un público nuevos. está en la composición de la obra, en las decisiones coreográficas, en la instalación de los objetos que sin duda deberán cambiar en otro espacio. y al mismo tiempo, hay algo sano y necesario en esto de apuntar a un momento de cierre, a eso de llamar “estreno” a la función del 12 de diciembre.

hemos entrado en una etapa de redondeo de la obra, y al mismo tiempo se abren preguntas nuevas en cada ensayo y en cada encuentro. lo coreográfico sigue creciendo, sigue incompleto, y no deja de ser cada vez más rico también. la instalación visual-espacial-objetual todavía está más en el plano proyectual que en el de la realización, pero estamos avanzando. el cuadro está cada vez más completo.

Anuncios

Nota sobre el trabajo que venimos desarrollando (Federico)

Nota sobre el trabajo que venimos desarrollando en cuanto a como suena “Con un mismo corazón”. El que vino a las presentaciones de “Con un mismo corazón” de Agosto esuchó un material sonoro completamente diferente al que vamos a instalar el próximo 17 de octubre en el Teatro Argentino de La Plata.

Algo que quiero compartir (y voy a ser muy muy breve) con ustedes como complemento de las palabras de Pablo Fontdevila:

Desde el primer encuentro decidimos trabajar el sonido como algo que estuviese desarrollándose paralelamente al trabajo coreográfico (por llamarlo de algún modo). A su vez el área sonora en si misma estaba en transformación ensayo a ensayo, presentación a presentación. No solo por la naturaleza de la ejecución, de mi parte, sino también de la interactividad con las bailarinas, publico.
Transformamos un dispositivo para que interactuara con el movimiento y realizara cambios sobre las fuentes de sonido.

En principio decidimos que texturas utilizar, como contrastarlas y enfatizarlas, por otra parte, en cuanto a la estructura no sentar bases fijas era algo que se sentía mas acorde al trabajo. Podían aparecer ciertas elecciones premeditas en las actuaciones pero siempre vestidas en un velo de aleatoriedad (por así decirlo) de humanidad.

Decidimos encarar el trabajo de otro modo pero eso no significo descartar lo que veníamos haciendo, si no ir todavía mas en la dirección en la que íbamos.
Al igual que Pablo estoy muy emocionado con lo trabajado. La presentación del 17 de octubre es una excelente oportunidad de ver la obra en crecimiento, tanto para el que la vio como para el que no lo hizo.
El corazón sigue siendo el mismo.

re-instalando los sonidos (pablo)

el otro aspecto que estuvimos trabajando bastante intensivamente en las últimas semanas fue el sonido. Después de las presentaciones de agosto decidimos encarar el trabajo del sonido de otro modo. Para intensificar la idea de instalación y de que el sonido tenga una lógica y desarrollo autónomos, independientes de la coreografía, realizamos encuentros en paralelo. En lugar de trabajar el audio dentro de los ensayos, Federico y yo empezamos a reunirnos por fuera de los ensayos para reconceptualizar el sonido y desarrollar aspectos que tienen que ver con la espacialización, con utilizar múltiples fuentes de sonido, con repensar el material sonoro y sus relaciones a lo largo del tiempo. Trabajamos un poco sobre el papel, un poco desde los cables, un poco en la computadora, hablando, leyendo, escuchando. Federico ha ido avanzando con nuevos materiales sonoros que, creo, son mucho más potentes y ricos. Que se acercan más a la cualidad asociativa que tiene el trabajo coreográfico. Estamos trabajando un poco más en base a sonidos concretos y grabaciones, pero al mismo tiempo con atención hacia la riqueza textural que pueden tener, a un modo más sutil de creación de atmósferas y a una sugerencia (también sutil) de imágenes.
Por otro lado, estamos enfatizando más la objetualidad de los elementos del sonido: parlantes, cableado, circuitos. estamos explorando posibilidades, muy simples pero interesantes, de armar nuestros propios pequeños amplificadores, de exponer los circuitos a través de los cuales se escucharán los sonidos, de instalar en el espacio elementos que generan una lógica propia, que también requieren un cierto recorrido, y que hasta podrían algún día instalarse en forma independiente de la coreografía.
Es también un enorme trabajo, y falta mucho por realizar y por profundizar, pero esta nueva manera de encarar el sonido es muy prometedora y emocionante. Nuestras primeras pruebas me gustaron mucho, y creo que la presentación en La Plata será una gran oportunidad para poner a prueba este nuevo concepto.