dramaturgia

manipulaciones: aspectos técnicos, aspectos emergentes

mapa tecnico manipulaciones

Anuncios

Nota sobre el trabajo que venimos desarrollando (Federico)

Nota sobre el trabajo que venimos desarrollando en cuanto a como suena “Con un mismo corazón”. El que vino a las presentaciones de “Con un mismo corazón” de Agosto esuchó un material sonoro completamente diferente al que vamos a instalar el próximo 17 de octubre en el Teatro Argentino de La Plata.

Algo que quiero compartir (y voy a ser muy muy breve) con ustedes como complemento de las palabras de Pablo Fontdevila:

Desde el primer encuentro decidimos trabajar el sonido como algo que estuviese desarrollándose paralelamente al trabajo coreográfico (por llamarlo de algún modo). A su vez el área sonora en si misma estaba en transformación ensayo a ensayo, presentación a presentación. No solo por la naturaleza de la ejecución, de mi parte, sino también de la interactividad con las bailarinas, publico.
Transformamos un dispositivo para que interactuara con el movimiento y realizara cambios sobre las fuentes de sonido.

En principio decidimos que texturas utilizar, como contrastarlas y enfatizarlas, por otra parte, en cuanto a la estructura no sentar bases fijas era algo que se sentía mas acorde al trabajo. Podían aparecer ciertas elecciones premeditas en las actuaciones pero siempre vestidas en un velo de aleatoriedad (por así decirlo) de humanidad.

Decidimos encarar el trabajo de otro modo pero eso no significo descartar lo que veníamos haciendo, si no ir todavía mas en la dirección en la que íbamos.
Al igual que Pablo estoy muy emocionado con lo trabajado. La presentación del 17 de octubre es una excelente oportunidad de ver la obra en crecimiento, tanto para el que la vio como para el que no lo hizo.
El corazón sigue siendo el mismo.

re-instalando los sonidos (pablo)

el otro aspecto que estuvimos trabajando bastante intensivamente en las últimas semanas fue el sonido. Después de las presentaciones de agosto decidimos encarar el trabajo del sonido de otro modo. Para intensificar la idea de instalación y de que el sonido tenga una lógica y desarrollo autónomos, independientes de la coreografía, realizamos encuentros en paralelo. En lugar de trabajar el audio dentro de los ensayos, Federico y yo empezamos a reunirnos por fuera de los ensayos para reconceptualizar el sonido y desarrollar aspectos que tienen que ver con la espacialización, con utilizar múltiples fuentes de sonido, con repensar el material sonoro y sus relaciones a lo largo del tiempo. Trabajamos un poco sobre el papel, un poco desde los cables, un poco en la computadora, hablando, leyendo, escuchando. Federico ha ido avanzando con nuevos materiales sonoros que, creo, son mucho más potentes y ricos. Que se acercan más a la cualidad asociativa que tiene el trabajo coreográfico. Estamos trabajando un poco más en base a sonidos concretos y grabaciones, pero al mismo tiempo con atención hacia la riqueza textural que pueden tener, a un modo más sutil de creación de atmósferas y a una sugerencia (también sutil) de imágenes.
Por otro lado, estamos enfatizando más la objetualidad de los elementos del sonido: parlantes, cableado, circuitos. estamos explorando posibilidades, muy simples pero interesantes, de armar nuestros propios pequeños amplificadores, de exponer los circuitos a través de los cuales se escucharán los sonidos, de instalar en el espacio elementos que generan una lógica propia, que también requieren un cierto recorrido, y que hasta podrían algún día instalarse en forma independiente de la coreografía.
Es también un enorme trabajo, y falta mucho por realizar y por profundizar, pero esta nueva manera de encarar el sonido es muy prometedora y emocionante. Nuestras primeras pruebas me gustaron mucho, y creo que la presentación en La Plata será una gran oportunidad para poner a prueba este nuevo concepto.

la metáfora, la representación (pablo)

en estos días estamos trabajando más específicamente que antes las referencias documentales sobre los desaparecidos de la dictadura. estamos leyendo más, estamos mirando muchas fotografías de la época. estamos alimentando el proceso con referencias más específicas y concretas, y hasta con procedimientos más literales, como imitar la postura de un cuerpo en una fotografía. si bien estos procedimientos son en algún sentido más cercanos a la imagen documental, al mismo tiempo no producen (ni buscan hacerlo) imágenes reconocibles. la idea no es reproducir (representar) imágenes históricas que el espectador pueda leer y reconocer. en todo caso, lo que estamos poniendo en escena es el difícil proceso de intentar conectar con esa historia a través de su documentación. hacer una reconstrucción. pero es una reconstrucción arbitraria. nuestros objetivos no son documentales, no tienen fines jurídicos, ni estrictamente educativos. (es difícil saber si vale la pena explicitar objetivos – resensibilizarnos, resensibilizar a otros? recordar? hacer un ejercicio público de la memoria? declamar, reclamar, la relevancia de la historia de los desaparecidos…). pero empieza a aparecer en forma legítima e interesante la representación. ¿qué puede representar esta obra? la dificultad, los huecos,  las ausencias, la necesidad y el desasosiego, todo lo que nos falta y lo que nos hace falta hablar de esta historia. representar lo lacunario, lo incompleto, lo imperfecto, la procesualidad de la reconstrucción. y que mientras tanto, entonces, los cuerpos evoquen, la obra evoque, que el espacio compartido sirva para que artistas y espectadores se encuentren, tal vez, con los fantasmas, que puedan percibirlos en el rabillo del ojo, por un instante, en la habitación. que puedan conmoverse, otra vez, compartir la conmoción, que puedan recordar juntos. hacer memoria. ¿se podrá pensar la obra, cada instancia de la obra, cada encuentro, como un memorial?

recalculando: solos (pablo)

las últimas 4 semanas, es decir, los ensayos posteriores a las presentaciones (trabajo en proceso) que hicimos en agosto, estuvieron dedicadas casi exclusivamente a trabajar en los solos.
tanto nuestra propia experiencia como conversaciones con espectadores, indican que hay cierta necesidad en la obra de que los cuerpos eventualmente se separen, de que trabajen solos, de ofrecer una especie de respiro a tanto manoseo, interacción y manipulación. al mismo tiempo, los momentos de “solos” que incluimos hasta ahora evidentemente no terminaban de cuajar y ofrecer una propuesta clara en relación al resto de la coreografía. falta desarrollar más claramente ese material.
en estas semanas nos dedicamos entonces a explorar intensiva y extensivamente el moverse solas. buscamos reabrir posibilidades, investigando distintas maneras de trabajar con la resonancia de las manipulaciones pero también con otras resonancias, las de la historia de los desaparecidos. buscamos que los cuerpos solos también puedan generar la emergencia de imágenes múltiples. utilizamos la metáfora de mediar y traer a este espacio (convertirnos en mediums) las imágenes de otros cuerpos, que no están, que podrían haber estado, que fueron, que podrían haber sido. hablamos de invocar, de evocar, de convocar.
investigamos cómo poner en escena esa relación compleja entre un cuerpo que actúa y una mente que bucea en forma constante en el universo de asociaciones  y referencias. poner en escena un proceso de trabajo de rememoración y de imaginación. lo que intentamos es poner en escena no sólo las imágenes (las imaginaciones/las memorias) sino también los procesos con que esas imágenes y memorias son buscadas y encontradas, y los intentos (imperfectos) de los cuerpos de encontrar una manera de relacionarse con esas imágenes.
un proceso lacunario, incompleto, lleno de baches y faltantes. un proceso arbirtrario.

de momento vamos descubriendo que lo que mejor funciona son cuerpos relativamente suaves y abiertos, que puedan ser atravesados por las imágenes aunque esto les de una calidad borrosa, fugaz. aparece una textura de movimiento contínua y de algún modo inasible, aunque haya destellos de reconocimiento, imágenes específicas a veces y vagas otras tantas. como si para convertirse en intermediarios, para permitir la evocación de otros cuerpos, estos debieran resignar algo, asumirse incompletos, imperfectos, humanos. y mostrar esa incompletud, esa imperfección en su proceso de reconstrucción, de intentar traer a este espacio algo que no está.

si bien todavía parece faltar mucho, fueron unas semanas muy productivas. en los solos empieza a aparecer una cualidad más específica, que parece tener sentido. la cualidad que aparece cambia también la relación entre los cuerpos: los solos empiezan a parecer menos aislados, y más una nueva situación grupal/espacial. en la etapa anterior, los solos llevaban la atención hacia una especificidad de movimiento de cada bailarina. ahora hay un vocabulario un poco más en común, y el cambio, al pasar de las manipulaciones a moverse solas, produce una mayor transformación del espacio.

areas de trabajo (pablo)

pasadas las presentaciones de agosto me pareció que había mucho tiempo por delante, y me pareció difícil pensar cómo continuar ensayando sin que se volviera una repetición automática de lo mismo. ahora, pasado un mes, y acercándose la fecha de una nueva presentación (17 de octubre en el festival la plata danza x la identidad) empiezo a pensar que no era tanto tiempo, y que falta mucho por trabajar…
dentro de la coreografía y la estructura que ya planteamos, hay tres grandes áreas a elaborar: los solos, los textos y el sonido. de los primeros ya hablé en otro post. junto a federico rodas ya estamos trabajando intensamente en el sonido, en reconceptualizarlo y producir nuevos materiales. ya escribiré sobre eso en otro post. sobre los textos todavía no tengo muchas novedades, aunque empiezo a sentir la necesidad urgente de dedicarles tiempo en los ensayos.
pero además de estos tres elementos, que tenía muy presentes como puntos débiles en las presentaciones de agosto, queda pendiente la idea de trabajar con otras acciones y elementos alrededor de la coreografía de las seis bailarinas. desde un principio me había planteado que la coreografía de las manipulaciones podía dialogar con otras acciones de carácter más performático y con objetos en el espacio.
inicialmente estas imágenes también se relacionaban con una concepción “monumental” del trabajo, con una idea de gran escala, de muchos cuerpos y muchos espacios involucrados. pero estos aspectos se fueron reduciendo, el grupo de intérpretes se achicó, los espacios múltiples se convirtieron en uno solo, y eso me dificulta imaginar del mismo modo la relación entre lo más coregráfico y las acciones performáticas.
por lo pronto, las acciones que imagino interesantes se han reducido. algunas de las ideas que pensaba incluir empiezan a parecerme demasiado dramáticas, o que podrían colorear demasiado la lectura de los otros cuerpos. pero al mismo tiempo, al imaginar un número menor de acciones, también cambia la calidad de las relaciones entre los distintos elementos: en un universo menor de acciones e imágenes, cada imagen cobra una importancia mayor, y las diferencias entre ellas (duraciones, espacialización, estructura, desarrollo o no desarrollo, etc) se vuelven mucho más significativas.
en todo caso, sigue pareciendo interesante el complejizar el espacio con otras imágenes, pero todavía me resulta difícil imaginar cómo estructurar las relaciones entre estas acciones y la coreografía. también es difícil incluirlas (prácticamente) en los ensayos. pero voy descubriendo que queda menos tiempo del que pensaba, y que habrá que empezar a lidiar con esas preguntas muy pronto.